Tu piscina en invierno, cómo mantenerla

11 octubre, 2016

La piscina en invierno exige un mantenimiento especial y muy específico para que no se estropeen.

Hace unas semanas el verano llegó oficialmente a su fin y con él aplazamos hasta el año que viene el volver a disfrutar de los días largos, el sol, las vacaciones…

Sin embargo, hay algunas cosas que para volver a retomarlas cuando regresen las temperaturas más agradables, requieren que realicemos durante el otoño e invierno, tareas de mantenimiento. Hablamos de por ejemplo, las piscinas en invierno que están al aire libre.

Hasta hace unos años, el mantenimiento de las piscinas al aire libre en épocas de no uso, era muy complicado y costoso. Entre otras cosas, se tenía que vaciar completamente el agua y limpiar el interior de la piscina, había que tener que echar productos permanentemente para mantener el agua sin contaminantes…

En la actualidad, esto ha cambiado. Hay opciones de tratamiento mucho más sencillas y respetuosas con el medio ambiente con las que no es necesario renovar el agua de la piscina y que además ayudan a preservar y evitar averías que afecten a la durabilidad y funcionamiento de la instalacion. ¡Tomad nota!

Tratamiento a base de pastillas de cloro. Así nos aseguramos mantener el agua de las piscinas en invierno, en buenas condiciones en todo momento. Evitaremos que se enturbie y no nos tendremos que preocupar diariamente por la caída a su interior de insectos, residuos u hojas. Con retirar los residuos cada par de semanas bastaría.

Poner la depuradora en modo automático para que funcione unas horas un par de días a la semana. Se evita que el agua del circuito se congele y además se vista que la bomba de la depuradora de engarrote de no usarse.

Colocar un flotador, sobre todo si la piscina se encuentra en un clima especialmente frío, para evitar que el agua se congele. Un truco super útil e interesante.

Revisar periódicamente el pH y testear la calidad del agua de su piscina en invierno. El pH debe estar entre 7,2 y 7,6 para evitar la formación de algas, bacterias y mohos. Si no se encuentra entre esos parámetros usar minorador o incrementador.

Y por último, si no lo tenemos instalado, plantearnos el colocar un cubierta opaca que tape la totalidad de la piscina. Con ella evitaremos que caigan residuos al agua, y además se impedirá que la luz solar incida en el agua y favorezca la aparición de algas.

Os garantizamos que si seguís estas recomendaciones, desde el primer dia de sol vais a poder usar la piscina con total seguridad para vuestra salud. ¿Conocéis nuestras soluciones de tratamiento de agua para piscinas? Echadlas un vistazo aquí.

Tags: